Este convenio da cumplimiento a lo estipulado en el Real Decreto 1055/2022 de envases y residuos de envases, que obliga a las empresas que ponen envases y embalajes industriales y comerciales en el mercado español, a financiar y organizar la gestión de los residuos generados.

Para ello, pueden cumplir con la Responsabilidad Ampliada del Productor (RAP) de manera colectiva mediante la adhesión a un Sistema Colectivo de Responsabilidad Ampliada del Productor (SCRAP) como IMPLICA.

El acuerdo se centra en respetar los modelos de gestión de residuos de envases existentes, así como los principios de igualdad, transparencia y concurrencia, con el fin de garantizar la libre competencia en los procedimientos de contratación de los gestores.

Con el fin de formalizar los acuerdos alcanzados entre IMPLICA y las diferentes asociaciones de gestores de residuos se ha creado el «Comité Externo Asesor» (CEA), del que ASEGRE forma parte.
El convenio contempla las siguientes líneas de actuación: el respeto de la gestión existente; la estandarización de los procesos de selección de los gestores de residuos; el desarrollo de especificaciones técnicas de materiales recuperados y preparación para la reutilización (ETMRs); la ecomodulación (bonificaciones y penalizaciones en función de reciclabilidad, contenido reciclado y carácter reutilizable); la transmisión de los datos (plataforma digital); la realización de un webinario informativo para los gestores, y la estandarización a través de certificados de gestión finales.

“IMPLICA ofrece un triple servicio a las empresas adheridas: el cumplimiento legal de la RAP al menor coste posible; la colaboración con toda la cadena de valor, respetando la gestión ya existente, y un proyecto sin ánimo de lucro que promueve la reutilización y el reciclado de los envases”, explicó Laura Sanz, coordinadora de Implica.

Por su parte, ASEGRE, destacó a través de su secretario general, Luis Palomino: “las empresas asociadas a IMPLICA ponen en el mercado envases de todo tipo de materiales, procedentes de un amplio abanico de sectores. Muchos de estos envases tienen una clasificación de residuo peligroso. Y ahí es donde entran nuestros asociados de ASEGRE porque conlleva una gestión diferenciada en la que se tiene que garantizar el cumplimiento de la jerarquía, la trazabilidad de los residuos y su tratamiento seguro para elevar aún más las tasas de recuperación que logra nuestro sector mediante recogida separada, preparación para la eutilización, reciclaje y valorización.”

Los gestores de residuos tienen un papel clave para asegurar el éxito y buen funcionamiento de los SCRAP.
“IMPLICA cuenta con personal de gran experiencia y con una estructura muy definida, lo que supone para las empresas un ahorro de costes; va acompañada de los mejores partners y en su operativa hace partícipes a los envasadores, que están adheridos en las Comisiones de Trabajo”, añadió Laura Sanz.